¿Qué son y para qué sirven las Finanzas?

Las Finanzas nos sirven para darle un valor monetario a lo que esperamos en la vida, es decir, para ponerle un valor a nuestros sueños, o como diría Ruy, pensar (en términos monetarios) en el futuro. Para los hombres de negocios, eso se le denomina planear. No hay peor filósofo que un financiero, pero en muchos sentidos, en esto tenía razón. Pocas personas se preguntan su razón de ser en este mundo y el cómo cumplirla, mas, si lo hicieren, se evitarían muchos errores. Parafraseando a Séneca, diría: Si te atrae una luz síguela.  Si te conduce al pantano ya sabrás salir de él. Pero si no la sigues toda la vida te mortificarás pensando si acaso esa era tu estrella”.

Probablemente este debió haber sido mi primer post, uno en donde ubiquemos la materia de la cual hablo y empecemos poco a poco a asimilar, un tema al cual, se ha estigmatizado como complejo y aburrido, sin embargo, cantinfleando, no es lo uno ni lo otro. Por principio de cuentas, el término Finanzas proviene del francés, y aún no tiene cabida en el  diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Sin embargo, en el idioma del cual surge el término se utiliza para encasillar aquellos temas relacionados con el dinero (para mayor detalle sobre el origen del término y sus acepciones consultar el siguiente link: http://www.cnrtl.fr/definition/finance)

Entonces si las Finanzas son todo lo relacionado con el dinero, todos, incluyendo los niños hemos tenido que ver el algún momento con esta materia. Ya empezarán a decir, Rodrigo, sí toda la vida he tenido dinero en mi bolsa, ¿pero eso me hace un financiero? Y yo, en plan simplista les contestaré que sí. Cualquier persona, por el simple hecho de administrar su dinero, es un financiero.

Hace algunos años, mi profesor de Portugués, me decía que en México, tenemos una muy mala cultura financiera; lo anterior lo contrastaba con su patria: Portugal. Yo le pregunté el por qué de su afirmación y me decía más o menos lo siguiente: los mexicanos ahorran poco, no saben cómo les está yendo, piden mucho prestado y nunca piensan en el futuro. Con el paso de los años, no me siento conforme con lo dicho, sin embargo, acepto que en ese momento, me definió en cuatro frases cual debiera el fin de las Finanzas.

Prometo bajarle a la densidad de las ideas y retomar el curso del post. Las Finanzas también nos sirven para determinar lo que Ruy denominó, “el cómo me está yendo”, en otras palabras, que tan rentable está siendo mi negocio, cuál es el avance contra mi plan, ¿me va mejor o peor de lo esperado? En todos los sentidos una parte muy importante de la materia: el determinar la cifra de utilidad y su ulterior comparación contra otras opciones de inversión y la decisión fuente de ésta: continuo o me retiro. El revisar el “cómo me está yendo” es la clave de cualquier negocio.

Piden mucho prestado, me decía Ruy. Y el dilema sería pedir prestado o no hacerlo, tal vez en términos más generales: con qué dinero lo hago, propio o ajeno. Quizá también sea un asunto de tiempo, ¿se requiere hacer en este momento? A lo mejor es un asunto de manejo de prioridades: ¿Qué pasa si no lo hago?  Pero retomando, lo dicho por el portugués, tal vez en lo personal, algunas personas tienen el hábito de pedir más de lo que su capacidad  les permite pagar. Sin embargo, en muchas de las Pymes exitosas que me ha tocado atender, me he percatado que muy pocas son las cuales tienen contratados pasivos. Por el contrario, les he tenido que explicar a sus dueños, que el contratar deudas no es malo, por el contrario, pudieran ser un mecanismo para acelerar su rentabilidad y no se lo digan a Hacienda, pero también una manera de reducir la carga tributaria de uno de los socios que nadie quisiera tener y menos aportarle un tercio de las utilidades. Bueno redondeando, las Finanzas, también sirven para saber con cuales recursos se cuentan y el cómo se utilizan para el logro de los planes.

Por último, el ahorro, es un tema que debiera estar contemplado en la agenda de los padres, obligar a los niños a que guarden un poco de lo que perciben, nunca se sabe cuando pueda surgir un imprevisto y el ahorro pueda ayudarnos a sortearlo. Un cochinito como el que tenían las abuelas, pudiera ser una buena opción para la educación financiera del niño, aunque si ese cochinito, puede generar intereses, mejor. Es importante retomar esa costumbre perdida y en la cual coincido con Ruy, que los mexicanos, en general no realizamos. Sin importar la clase social, vivimos al día, y por el contrario, con lo pensado son las clases populares las que más acostumbran ahorrar,  con la famosa tanda.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.3/5 (3 votes cast)
¿Qué son y para qué sirven las Finanzas?, 3.3 out of 5 based on 3 ratings