Mi propio negocio: ¿Por dónde empezar?

Mi propio negocio: ¿Por dónde empezar?  Tenemos la certeza de querer emprender algo, todos nos aconsejan, hacemos referencia a lo que carecemos y creemos que si nosotros lo necesitamos, seguro habrá más personas que compartan nuestra inquietud.

Los motivos para emprender pueden ser muchos, desde buscar ingresos mejores, hasta tener un control sobre nuestro tiempo. La primera vez que emprendí, mis motivos eran meramente económicos: quería tener dinero para comprar “lo que yo quisiera” y no pedirle a mi mamá: tenía 12 años.

En ese momento no sabía lo que era un negocio como tal, solo pensé que si quería más autonomía, necesitaba hacer algo y pronto, así que cuando la escuela prohibió los colores vistosos y nos dijo que sólo eran permisibles los colores del uniforme, supe que esa era mi oportunidad. Si recuerdan los 80s, nos colgábamos cualquier cantidad de cosas en el pelo  de colores muy llamativos.

Mientras algunas se quejaban, yo sentí que caía una luz: Todas querían usar algo “a la moda”, pero teníamos una restricción de colores, yo podía hacer algo al respecto y ganar dinero con ello.

Empecé a hacer moños, los llevaba al cole, y cuando una monja quitara el moño a alguien, me compraban uno como ‘emergencia’. Una vez que tuve más dinero, empecé a preguntar con las niñas de mi clase qué extrañaban más de los ‘moños’ y qué tipo de accesorios para el pelo les gustaban más; después fui a comprar telas, listones, y letras de plástico – sí, letras de plástico: no era mi gusto pero supe que a algunas les gustaba llevar su nombre o sus siglas en sus accesorios –, yo hacía moños que no rompieran las reglas del cole y que a mis compañeras les gustaban. Después de un tiempo, mis compañeras me compraban moños, aún cuando trajeran algo que iba de acuerdo a las reglas del cole, y me pedían en otros colores para usar fuera del cole. Con el tiempo supe que todo ese esfuerzo es parte de la Mezcla de Marketing.

Teniendo 12 años, me pareció lógico investigar lo que las niñas necesitaban y buscar la manera de satisfacer esa necesidad dentro de las restricciones. No fue hasta estudiar la carrera, que en la clase de Desarrollo Emprendedor supe que eso que hice fue “Detectar una oportunidad de mercado”, realicé una “Investigación de Mercado”, y logré una “Re-compra”.

Empecé teniendo la inquietud, y mientras algunas veían crisis, yo vi una oportunidad, detecté los dolores del mercado y supe cómo hacer que ambas partes ganáramos con eso. Aproveché la necesidad, mi habilidad y, lo más importante: MI gusto por hacer manualidades. Recuerdo que lo veía como una actividad de recreo.

Cada vez que emprendamos un negocio, hay que partir de nuestra pasión, de nuestro gusto, para hacerlo siempre disfrutando, y claro, nunca olvidar preguntarle al mercado qué es lo que quiere, qué es lo que le gusta, estar abiertos a aceptar comentarios, y estar siempre abiertos a ver dentro la crisis para detectar una oportunidad.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/5 (1 vote cast)
Mi propio negocio: ¿Por dónde empezar?, 3.0 out of 5 based on 1 rating