Financiamiento estructural en la empresa mediana en México: mercado de valores

Financiamiento estructural en la empresa mediana en México: mercado de valores.  Los mercados de valores en México están siendo muy desaprovechados, en especial los de capital como fuente de financiamiento a largo plazo . Por otro lado, para fomentarlos, se requiere de una mayor participación del sector privado para ampliar la base de inversionistas institucionales y fortalecer la aún incipiente infraestructura del mercado de capitales.

El poco aprovechamiento de los mercados de valores prevalece no obstante las medidas, con las cuales, durante el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000) se incentivó, tales como: la creación de un Mercado de Instrumentos Derivados, la reforma al Sistema de Pensiones con la creación de las Afores y la emisión de bonos de deuda pública a 3 años, con la finalidad de contar con una curva de rendimiento para valores gubernamentales mayor a un año .

Durante el presente sexenio 2000-2006, se realizaron una serie de ajustes con los cuales se pretende dar mayor certidumbre al inversionista y fomentar la inversión en el mercado de valores. Una primera aproximación, fue la emisión por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de las circulares únicas tanto para emisoras, como para Casas de Bolsa, con las cuales, además de compilar en un solo cuerpo normativo las disposiciones de carácter general aplicables, para los participantes, se intentó cubrir los vacíos legales que pudieran existir en la Ley del Mercado de Valores de 1975. Posteriormente y después de varios años en el Congreso, en diciembre de 2005, fue aprobada una nueva Ley del Mercado de Valores, la cual contempla, en su mayoría los conceptos que la Comisión había reglamentado en sus circulares. Con ésta ley, se intenta fortalecer los derechos de las minorías, regular el gobierno corporativo de las organizaciones y proporcionar un poder coercitivo a la autoridad.

Por otra parte, la Bolsa de Valores en México, ha privilegiado la promoción de instrumentos del mercado exterior, mediante alianzas con bolsas del extranjero –Sao Paulo, Lima, Bogotá– procurando con ello incrementar su volumen de operaciones. Para ilustrar la aseveración anterior, citaré que a fines del año 2005, existían 326 sociedades listadas en la sección de capitales de la BMV, de las cuales, 150 eran nacionales y las restantes 176 extranjeras y contaba con una capitalización de mercado de US$ 634,687 millones, de los cuales, US$ 236,045 millones correspondían a las sociedades nacionales y los restantes US$ 398,642 millones a las extranjeras.

El enfoque de internacionalización en la bolsa de valores iniciado hace un par de años con la inclusión de acciones provenientes de los mercados estadounidenses, es acorde con las transformaciones existentes en los mercados internacionales. Sin embargo, no cumple con su propósito sustantivo: el ser una opción real de financiamiento para el sector privado, y muy especialmente para la mediana empresa. Tal pareciera que se ha tornado en un escaparate para que las grandes empresas que en él participan, por su obligación de revelación permanente de información obtengan financiamiento vía la banca comercial o de inversión en el mercado exterior, usualmente vía la colocación de bonos y obligaciones.

Por otro lado, y analizando otra arista de los mercados de valores, el papel de los mercados extra-bursátiles u over the counter en México resultan aún muy precarios, al funcionar casi exclusivamente para el intercambio de títulos de deuda y divisas mientras que las acciones solamente se intercambian en la Bolsa de Valores.

Los mercados extra-bursátiles , suelen ser un espacio donde tienen cabida aquellas operaciones que no son ejecutadas en las bolsas establecidas , sea por su volumen reducido, por la falta de interés de los inversionistas institucionales en un determinado tipo de instrumentos, o simplemente por tradición, como es el caso de los instrumentos de deuda, que en su mayoría se cotizan en éste tipo de mercados.

En otras partes del mundo, especialmente en los países de tradición sajona, los Over The Counter (OTC) suelen servir como un espacio de transición para las empresas para pasar de un tipo de propiedad privada a una pública , entendiéndose como públicas aquellas que parte de su capital pertenece al gran público inversionista. También por sus características predominantemente locales, los “OTC” sirven como un espacio de desarrollo para las comunidades, a través de sus empresas más representativas. Los mercados extra-bursátiles no son mutuamente excluyentes con los bursátiles, por el contrario, en cierta medida son complementarios al dar cabida a otro tipo de operaciones que difícilmente podrían ser parametrizadas, por su alto grado de especialización, en un mercado formal .

Hasta el momento se ha hablado de las características del mercado de valores mexicano, sin embargo, no se ha tocado el tema de las empresas que a él recurren y los fines que las llevan a éste. Las emisoras que cotizan en la BMV, son grandes empresas, tienen un alto nivel de concentración en un accionista o reducido grupo de ellos. El mercado de valores de México (67%) se encuentra solamente por debajo del de Colombia y de Grecia (68% en ambos casos) en el porcentaje promedio de concentración de las acciones de control en un propietario . Por otro lado, son las grandes empresas mexicanas las que con mayor frecuencia recurren al financiamiento de los mercados estadounidenses. El 15% de las emisoras que cotizan en la BMV cuentan con ADR’s en la Bolsa de Nueva York , lo anterior podría significar que los recursos que se captan en el mercado local son insuficientes y les resulta necesario colocar títulos representativos de sus acciones en el mercado exterior.

El mercado de valores en México, al igual que el sector bancario, se encuentra muy concentrado en aquellos grupos de grandes empresas y el sector que mayor relevancia tiene desde hace algunos años es el de las telecomunicaciones. Las medianas empresas, solamente pueden tener acceso a un mercado de “promoción de inversión”, orientado a obtener recursos mediante la colocación de deuda a corto plazo y en el mejor de los casos, mediano plazo, que en ningún caso serán recursos estructurales.

Las Sociedades de Inversión de Capitales (SINCAS), tampoco han demostrado ser una buena opción de financiamiento para la mediana empresa, por la poca influencia que tienen. Al segundo trimestre de este año existían 19 SINCAS, con una inversión en empresas promovidas que ascendía a 3, 459,352.2 millones de pesos . Cerca del 50% pertenecía a una sola SINCA, la de INBURSA, que contrariamente a su razón de ser en otros países, se ha dedicado en los últimos tiempos a apoyar grandes proyectos de infraestructura y en contadas ocasiones empresas con perspectivas de crecimiento.

El mercado de valores en México requiere de una reestructura mayor, entendiéndose por ella, la diversificación regional y de productos, así como profundizar reformas que protejan al accionista minoritario y obliguen a una mayor transparencia en la divulgación de información relevante. La manera en el cómo se debe instrumentar dicha reestructura y los alcances de la misma, para beneficiar al mercado intermedio, son en parte, los retos más relevantes a realizar en ésta investigación.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (1 vote cast)
Financiamiento estructural en la empresa mediana en México: mercado de valores, 5.0 out of 5 based on 1 rating