Finanzas: ¿Cómo costear un producto o servicio en cinco pasos?

¿Cómo costear un producto o servicio en cinco pasos?  El día de hoy he decidido hablarles de un tema al que todos nos hemos enfrentado en algún momento, porque cualquier persona sin excepción, ha tenido que vender un producto o servicio y esa venta, nos ha reportado una ganancia o una pérdida… el punto es que en muchos de los casos no hemos sabido si ha ocurrido una u otra.

Aunque en otro momento en este blog hemos hablado de este tema, hoy lo haremos con mayor profundidad. Muchas empresas, se encuentran enfocadas en mantenerse a flote por encima de buscar la viabilidad financiera del negocio a más allá del día de hoy; lo anterior, aunque no suele tener una afectación inmediata, gradualmente va deteriorando la situación financiera y cuando se torna evidente, pudiera ser demasiado tarde.

Por principio de cuentas vamos a revisar algunos conceptos que son necesarios para homologar una base de conocimiento sobre la cual construiremos el resto de esta entrada.

¿Qué es un costo?

Es la salida de dinero aplicada directamente en un producto, es decir son pesos, dólares o euros, que se pueden “palpar” en el producto que la empresa produce. Por ejemplo: si nuestra empresa se dedica a la elaboración de pantalones de mezclilla los costos del producto podrían ser la propia tela e hilados con los cuales se elaboran los productos y el trabajo de las personas que ayudaron a confeccionarlo.

En otras palabras un costo sería: Suma de esfuerzos y recursos que se han invertido para producir algo.

¿Qué es un gasto?

Es un desembolso para mantener en marcha el negocio y aunque son muy importantes, no se suelen ver reflejados directamente en el producto. Dentro de los gastos más relevantes encontramos los de operación: que son aquellos que como lo indica su nombre corresponden a aquellos que mantienen vivo el negocio, tales como: la renta, electricidad, transportes; o también  representan una salida virtual de recursos, por ejemplo: la depreciación de una máquina o un equipo y la amortización de los gastos de instalación. Otro gasto representativo son los de administración: en los cuales se encuentra la dirección de la empresa y uno sin el cual ninguna podría vivir son los relacionados con las ventas.

Ahora se deberán estar preguntando: Entonces ¿En qué difieren un costo y un gasto? A lo cual respondo: La diferencia fundamental es que el costo se recupera y el gasto se extingue.

Sobre esta base conceptual, les propongo una metodología para costear un producto o servicio, para lo anterior les pido sigan las instrucciones de mi receta:

  • Vierta todos los ingredientes que incluye su producto: a esos ingredientes o componentes, los contadores les llaman: materia prima y a su vez, la clasifican en dos tipos diferentes:
  1. Materia Prima Directa: Es aquella que se identifica con toda claridad en un producto y es fácil de cuantificar. Por ejemplo: para elaborar un pantalón de mezclilla, se requieren x metros de tela, un botón y un cierre.
  2. Materia Prima Indirecta: Es aquella que es difícil de separar del producto porque es imposible de separar de éste o no es relevante hacerlo. Por ejemplo: en unos zapatos, el pegamento con el cual se unen las piezas o las tachuelas con las cuales se une el tacón, sería muy poco práctico controlar cada unidad de medida.
  3. Cuantifique la materia prima:
    1. Directa: para la elaboración de cada pieza estableceremos un “estándar” el cual mediremos el consumo directo de los materiales para elaborarlo.
    2. Indirecta: del total del consumo en determinado concepto, distribuirlo entre el total de piezas elaboradas. Por ejemplo, si utilizamos un bote de 5 kilos de pegamento para hacer nuestra producción de 100 pares de zapatos y el costo de dicho bote fuese de 200 pesos, el costo unitario por ese concepto sería de 2 pesos.
    3. Cuantifique la mano de obra: otro de los conceptos básicos, es el del tiempo que las personas dedican en elaborar un artículo, a eso se le llama mano de obra. La manera típica de hacer la cuantificación, es con el famoso estudio de tiempos y movimientos, que en términos llanos, es con cronómetro en mano determinar el tiempo que una persona destina a la elaboración de la parte que le corresponde en una pieza y a partir de ese tiempo estándar, dividirlo en su tiempo disponible para ello y esto a su vez entre el sueldo que percibe por ello. En el ejemplo de los zapatos, supongamos que el tiempo destinado el zapatero en colocar un tacón es de 10 minutos por pieza es decir 6 zapatos por hora, o 40 por jornada y si dicho zapatero percibiera un sueldo de $5,000 por mes y el mes tuviera 20 días, tendría una capacidad de hacer 800 zapatos, es decir, el costo por mano de obra de $6.25 por pieza.
    4. Distribuya los gastos entre las piezas producidas: Es decir, sume todos estos desembolsos de su empresa y divídalos entre el total de productos elaborados, de esta manera tendrá el valor unitario por este concepto. Por ejemplo si su producción fuera de 200 pares de zapatos y sus gastos totales de $10,000, entonces por este concepto a cada par se le debería agregar 50 pesos.
    5. Sume todos los conceptos y obtendrá el costo unitario: para ello solamente tendría que ir incorporando los valores por concepto que paso a paso hemos desarrollado y voilà! Tendrá por resultado el costo unitario de su producto.


Gracias y quedo a sus órdenes.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.4/5 (7 votes cast)
Finanzas: ¿Cómo costear un producto o servicio en cinco pasos?, 3.4 out of 5 based on 7 ratings