Financiamiento para el emprendedor

Financiamiento para el emprendedor. Entramos a discutir el tema del recurso más complejo de justificar en la región latinoamericana. Como un breve antecedente sabemos que no sabemos cuánto dinero fluye para fondear labores emprendedoras en Latinoamérica. Lo que sí sabemos es que es muy poco.

En mi blog anterior hablaba del contexto económico y social que favorece la labor emprendedora. De manera anecdótica sabemos que Brasil es líder en la región con la mayor cantidad de empresas nuevas fondeadas por capital privado; también sabemos que la red de incubadoras mexicanas es la más grande de la región y que esfuerzos de universidades como la del Tecnológico de Monterrey han hecho que surjan carreras profesionales de emprendedurismo. Sabemos el esfuerzo e inversión alrededor de los Parquesoft del gobierno colombiano así como del liderazgo chileno en exportación de productos y servicios. En la provincia de Santa Fe en la Argentina apreciamos la formación de un cluster de empresas de medios interactivos que apoyadas por el gobierno local empiezan a destacar a nivel mundial.

Todo este contexto viene generando las bases para darle protagonismo al sector emprendedor esperando con el paso del tiempo resolver la falta de disponibilidad de recursos financieros orientados a desarrollar este sector.

El problema de la región es muy frustrante por una sencilla razón, no es que no haya dinero; después de todo, la mayoría de los países latinoamericanos han hecho su tarea de estabilizar sus economías, reducir la inflación y continuar con los esfuerzos de reducir la pobreza. Salvo contadas excepciones los países de la región NO son países pobres; no podemos negar que hay mucho dinero en el sector de servicios brasileño, en el agrícola en Argentina, en el de energía en Colombia, en el de telecomunicaciones en México, en el minero en Perú, en el turístico en Costa Rica, etc. El problema es que hay muy poca innovación, por lo mismo fluye muy poco dinero a fondear la labor emprendedora.

Si este es un hecho, más vale sepamos enfrentarlo con madurez y asumamos que por muy innovadora que sea mi propuesta debo considerar este factor dentro de mi modelo de negocio. El soslayar esta acción es una fuente de gran frustración. Cansado de ver grandes ideas de colegas que nunca consideraron el levantamiento de dinero como parte del problema, no es un evento aislado; de hecho demanda mucha creatividad y mucho esfuerzo.

En términos generales existen cuatro etapas que demandan recursos monetarios para soportar la labor emprendedora. La siguiente figura muestra cada una de ellas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)