Una agenda digital para transformar a México

Desde hace 20 años, cuando se privatizó Teléfonos de México, no se había generado un consenso sobre como debería evolucionar México en materia de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). Desde entonces, el avance en México ha sido una suerte esfuerzos aislados y, en buena medida, la ola de la globalidad que nos ha arrastrado.

En el camino, se han tomado muchas decisiones acertadas que han permitido que México cuente con una infraestructura de telecomunicaciones, a costa de precios relativamente altos y una industria de TICs altamente consumidora de las nuevas tecnologías, aunque con una baja productividad. Pero lo más grave ha sido el costo de oportunidad de no ponernos de acuerdo como país ha sido el costo de oportunidad de no aprovechar las oportunidades que se han presentado, como lo han hecho los países del BRIC.

En México hay una comunidad tecnológica, muy consciente de la brecha digital, que se dio cita el día lunes en el Senado de la República para discutir cuál debería ser la Agenda Digital que llevaría a México a remontar las oportunidades que dejó ir y posicionarse para aprovechar las siguientes.

La discusión fue rica y abordó muchas perspectivas: se presentaron voces de la academia y centros de investigación; adictos y consultores en tecnología,; empresarios de las nuevas tecnologías; directivos de empresas prestadores de servicios de comunicación e integradores de sistemas, organizaciones empresariales, tecnológicas y de consumidores; así como funcionarios de la Secretarías de Comunicaciones y Transportes, Secretaría de Economía, Secretaría de la Función Pública y la Comisión Federal de Telecomunicaciones, además de congresistas de ambas cámaras. Llamó la atención la falta de importantes voces como las de Telmex-Telcel o las televisoras, así como que Cofetel estuviera representada por el Director General de Prospectiva Regulatoria y no por algún Comisionado.

Si bien hubo cuestionamientos sobre si México realmente necesita una agenda o un plan estratégico y sobre quién debería encabezarlos; lo que es claro es que la falta de avance en muchos temas se ha debido a intereses contrapuestos y que no han resuelto en su oportunidad. En buena medida porque ante la f alta de una visión común, los argumentos coyunturales y estrategias legales para preservar el estado actual al prevalecido.

La expectativa es que el Congreso retome los puntos de vista para conformar una reforma legal orientada que establezca el marco general para el desarrollo de México en las TIC. Me permito destacar algunos de los temas más importantes, que fueron punto de coincidencia en la agenda:

-          La brecha tecnológica no obedece solamente a factores socio económicos, si no socio culturales y de acceso. Por lo que no basta con que un regulador como Cofetel se centre en buscar que el mercado sea competitivo, debe garantizar que el servicio es universal y alcanza a la población que no tiene acceso y que pueda aprovecharla.

-          Las TIC tienen un efecto multiplicador en la economía, por lo que se debe construir más infraestructura, particularmente de servicios móviles y de banda ancha que llegue a más usuarios con servicios y anchos de banda de gran capacidad y costos similares a los que se ofrecen en otros países.

-          Se debe tener mucho cuidado de no sobre-regular el Internet.

-          México debe ser un gran generador de contenido y aplicativos TIC en español, que es el tercer idioma que circula por Internet, solo después del inglés y el chino.

-          Se debe promover el surgimiento y desarrollo de más PYMEs enfocadas orientadas a la innovación tecnológica, que sean capaces de capitalizar la creatividad que existe y la necesidad que han mostrado los mexicanos por consumir los servicios TIC. Pero también se debe promover que el resto de las PYMEs, orientadas a diversas ramas, aprovechen la tecnología como herramienta de productividad.

-           No debe gravarse con impuestos especiales a la industria de las TICs y que se convierten en un desincentivo para el consumidor.

-          Deben eliminarse los incentivos a que todas las decisiones de Cofetel terminen en los juzgados, en eternos procesos administrativos, como las licitaciones de espectro o la solicitud de concesiones. Para ello, es muy importante dotar a Cofetel de mayor capacidad jurídica, mejor capacitación a todos los niveles y cambiar su cultura por una de “sí se puede”.

Adicionalmente,  mi propuesta para la Agenda es la siguiente:

1. Que la Agenda quede definida como parte del objeto de la nueva legislación que emita el Congreso, donde sea responsabilidad del Ejecutivo Federal mantener actualizada una agenda consensuada.

2. Que parte de los ingresos que obtendría el Gobierno Federal por las licitaciones de frecuencias del espectro radioeléctrico se etiqueten directamente los puntos de la Agenda Digital que requieren apoyo gubernamental.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)