Relevancia de las palabras en la publicidad Online

Primera Parte: ¿Por qué ser Relevantes?

Estaba intentando hacer mi presentación para la conferencia del viernes 11 de Axeleratum Party #AxParty sobre la “Relevancia de las palabras en la Publicidad Online” cuando me dí cuenta que, en la forma en la que actúa mi cabeza era absolutamente imposible plasmar algo en un power point que primero no hubiera sido escrito completamente; y esa es la razón por la cual escribí algunos artículos sobre el tema y porque vienen cronológicamente antes que la presentación.

La idea del tema, surgió de los webinars que hemos venido haciendo en conjunto entre Tuaviso.com.mx y Axeleratum, en los cuales nos hemos centrado en explicarle a las Pymes, emprendedores y al público en general, cómo acelerar sus negocios en Internet a través de las diferentes herramientas que el mismo ofrece. Al final de cada webinar, organizamos una sesión de preguntas y respuestas que muchas veces terminan siendo incluso más interesantes que la presentación misma porque a través de esta podemos aterrizar los temas a la vida práctica de cada uno de los participantes.

Una de las preguntas que se ha vuelto recurrente es precisamente la de la Relevancia, entendida no solo como término, si no también el cómo y cuándo volverse relevantes en Internet y más aterrizado, cómo encontrarse en los buscadores para poder llegar a ser relevante.

Ahora bien, lo primero en lo que me puse a pensar fue, en ¿Qué es la Relevancia y por qué es tan importante volverse Relevante?

Pues bien, la razón es muy sencilla en mi punto de vista práctico. La Relevancia es el simple hecho de volverse importante. ¿Importante para quién? Para el que consideremos que es nuestro target, nuestro mercado.
Les voy a dar un ejemplo: Tengo entre mis clientes un odontólogo, muy reconocido entre el gremio de los odontólogos porque ha participado en varios seminarios, conferencias, comparte información con sus colegas, y es egresado de una de las mejores facultades de odontología del país. Sin embargo, esa relevancia que obtuvo dentro del gremio le ha servido para ser reconocido en él pero no para que la gente en general, que requiere un servicio de periodoncia especializada, lo busque a él como primera opción.

Cuando primero lo conocí me dijo sencillamente, si buscas mi nombre en Google me encuentras; y es completamente cierto, toda la primera hoja estaba tapizada con su nombre; pero cabe mencionar, primero que tiene un nombre y apellido poco comunes, casi puedo afirmarles que en México él podría ser un “sin tocayo” y si segundo, después de cada congreso o conferencia se publican las listas de los asistentes y seguramente sus presentaciones, así obviamente tenía que ser el único que existía en las búsquedas.

Sin embargo, cuando un ser normal hace una búsqueda sobre “periodoncia o periodoncistas”, el odontólogo que les hablo no aparecía en la primera lista del buscador, ni en la segunda, ni en la tercera. Para no ir más lejos, yo de aficionada me puse a buscar en las primeras veinte páginas y no lo encontré. Y fue precisamente la razón por la cuál le dije: la Relevancia la tienes que buscar no sólo en el nombre, en este caso eres una marca desconocida, tienes que encontrarla en tus servicios. Y fue entonces que comenzamos a trabajar para posicionar las palabras bajo las cuáles una persona lo buscaría y sobre todo lo encontraría en Internet.
Entonces, ¿Cómo volvernos Relevantes?

Me encontré una definición muy práctica sobre la relevancia de la Información en Internet que viene muy acorde con lo que estamos hablando: “Existen dos tipos fundamentales de relevancia. La relevancia “formal”: cuando los resultados de una búsqueda de información responden a la ecuación de búsqueda que se había planteado. Y la relevancia semántica: cuando los resultados obtenidos responden a las necesidades del usuario (J. R. Pérez Alvarez-Ossorio)”.
Primero es necesario entender que, cuando alguien busca una palabra en un buscador, estos resultados de búsqueda son generados por programas llamados “Robots”, los cuales buscan etiquetas dentro del código de una página y después, comparan esas etiquetas con el contenido de la misma página. Si las etiquetas y el contenido coinciden, agregan la página al buscador, de modo que la página puede ser encontrada ahí cuando alguien la solicita en una búsqueda.

En otras palabras: imaginemos que las etiquetas son un pequeño anuncio para una pasta de dientes y la página es la tienda en cuya vitrina está el anuncio. Si yo –Robot- entro a la tienda y no encuentro la pasta, ignoro la tienda y sigo buscando. Si en cambio, encuentro la pasta en la tienda, la compro y la recomiendo, es decir, la incluyo en las listas.

De ahí que para que sean encontrados en los buscadores, la relevancia debe ser formal, es decir que la palabra coincida con lo que los usuarios están buscando y lo más importante, que ésta sea semántica, es decir, que el contenido sea de utilidad para el usuario.

Por lo mismo, y como conclusión de esta primera parte, para volverse relevante lo primero en lo que tenemos que trabajar es en el contenido mismo que vamos a publicar, que sea, valga la redundancia, relevante para nuestro mercado.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)